El Derecho Laboral y el trabajo no registrado. Trabajo en negro.


 Cuando se comienza a trabajar en relación de dependencia, está el cabeza del empleador la obligación de registrar la relación de trabajo, realizando los correspondiente aportes y contribuciones a la Seguridad Social, fundamentales para jubilarse llegado el momento.
   

  ¿Que se puede hacer en los supuestos de estar trabajando en relación de dependencia, sin que el empleador haya registrado la relación laboral o lo haya hecho defectuosamente?, o sea, cuando a la fecha de ingreso o la remuneración no sean las correctas.
   

  En los casos de empleo no registrado, o comúnmente llamado empleo en “negro”, es importante que el empleado sepa que no pierde ningún derecho por esta situación, debiendo intimar al empleado a que registre ( blanquee) la relación, considerándose despedido caso en contrario.

  La intimación que hace el empleado, es a través de un Telegrama Laboral  cuyo envío el gratuito y se realiza por medio del Correo Argentino, debiéndose en él hacer constar los motivos de la intimación y sus fundamentos, consignándose detalladamente la real fecha de ingreso, remuneración, horario y categoría.

Al enviar el telegrama de intimación, conjuntamente debe enviarse el mismo telegrama a al AFIP, informándole de la intimación cursada al empleador, transcibiéndole el texto enviado, caso contrario no se podrán hacer valer posteriormente las multas que la ley 24013 impone al trabajo en negro o desfectuosamente registrado.

  Desde el mismo momento en que el empleador recibe la intimación tiene dos opciones, o rechazar cada uno de los puntos que considere falsos o proceder a la registración del trabajador, en cuyo caso deber hacerlo en el plazo de 30 días corridos.

 Es importante para el caso indemnizatorio el momento en que el trabajador cursó la intimación, si lo hizo durante la vigencia de la relación laboral o una vez extinta la misma, ya que en el supuesto que lo hiciera durante su vigencia y se considere despedido porque el empleador negó las intimaciones, a la indemnización que le corresponde por la Ley de Contrato de Trabajo se le agrega la multa de la ley 24.013, que incrementa considerablemente los montos a cobrar, ya sea por trabajo en negro, o por remuneración o fecha de ingreso mal registradas

Cuando se trata de empleo en negro, o sea, directamente niega la existencia de la relación laboral denunciada, la multa consiste en la cuarta parte de todas la remuneraciones devengadas durante la relación laboral.

Cuando se trata de incorrecta registración  de la  remuneración o de fecha de ingreso, la multa consiste en el caso de la remuneración de la cuarta parte de la diferencia entre lo abonado realmente y lo registrado en el curso de la relación laboral; y en el caso de la fecha de ingreso, se utiliza la misma formula, la cuarta parte de todas la remuneraciones devengadas entre la real fecha de ingreso y la registrada.

Estas multas se agregan a la que corresponda por la Ley de Contrato de Trabajo para la indemnización ( Art. 245, un sueldo por cada año de trabajo o fracción mayor a tres meses).

 En el supuesto que se hubiera estado deficientemente registrado y la relación laboral hubiera finalizado por despido o renuncia, la posibilidad de reclamo se reduce a que el empleador consigne en el certificado de trabajo la real fecha de ingres o  remuneración , aplicándose la ley 25.323 que incrementa la indemnización que otogra la LCT en un 100%,

 Esta ley en un artículo 2 también plantea la posibilidad de incrementar en un 50% la indemnización, cuando el trabajador deba recurrir a la vía judicial o instancia previa obligatoria para el cobro de la indemnización por falta la falta de pago de parte del empleador.

 Si bien parece sencillo el reclamo por trabajo en negro o deficientemente registrado, hay que tener en cuenta que lo que se intime es la base sobre lo cual luego se puede reclamar en un eventual juicio laboral, por lo cual siempre es bueno el asesorarse antes de enviar un telegrama laboral, ya que un error en lo que se reclama puede frustrar sus derechos al cobro de indemnizaciones y/0  multas.

Mobbing Laboral


El concepto de mobbing laboral, acuñado por la psicología laboral y desde no hace mucho tiempo receptado por la doctrina y justicia laboral, es el resultado de un práctica común en los ambientes de trabajo, donde el trabajador es sujeto a agresiones laborales, no físicas, sino psicológicas, donde lo que se busca es el “quiebre” en la voluntad del trabajador en su deseo de continuar con la vigencia de la relación laboral, o simplemente la satisfacción de aquellas personalidades totalitarias, egocéntricas o con complejos de inferioridad.

Se la puede definir, sin mucho tecnicismo, como la agresión psicológica de las cual es sujeto el trabajador en forma reiterada y prolongada en el tiempo, de por parte de sus superiores, o compañeros en el ámbito de trabajo. Se la materializa de diversos modos, ya sea como ofensas, criticas infundadas, menosprecio, el quite de funciones o el cambio de las mismas por otras de mucho menos categoría, aislamiento o cualquier otra conducta semejantes, que terminan por provocar en el receptor de las mismas insatisfacción, desmotivación, depresión, baja en la autoestima, estrés, en fin, trastornos psicológico que terminan con licencias médicas terapias psiquiátricas o la renuncia al empleo.

Esta modalidad es utilizada en muchos casos, para forzar la renuncia del trabajador (evitando así un despido y su correspondiente indemnización), quien ante la imposibilidad de revertir la situación a la cual es sometido en el tiempo y la seria afectación psicológica que termina por padecer, se ve forzado a presentar su renuncia, siendo esta la única salida y solución que le encuentra a la agresión laboral a la cual es sujeto.

No es privativo de lo jefes el ejercer estas conductas, sino que los compañeros de trabajo también la pueden llevar a cabo, con aquellas personar a las cuales consideran una “competencia peligrosa”, y que pueden por su brillantez laboral o excelente rendimiento opacar a sus compañeros hostigadores, los cuales ante el temor de que éste compañero genere que los parámetros del buen trabajador se eleven y tengan que realizar un esfuerzo y dedicación mayor al empleo, tratan de “eliminarlo” del ámbito de trabajo.

Si bien éste artículo no pretende hacer un análisis a fondo de una problemática que podría llenar varios estantes de la biblioteca, solo se busca que el lector logre comprender que puede ser víctima de una situación así y que sepa reaccionar a tiempo a las agresiones laborales a la cuales puede no encontrarle sentido o motivo alguno.

Categorías:Uncategorized Etiquetas: , , ,
A %d blogueros les gusta esto: